¿Problemas con tu pedido? ¡Escríbenos y lo solucionamos!

COLUMNA

La razón de mi olvido

05 DE ENERO DE 2019

“Soy distraído y olvidadizo con las cosas. Por lo que me 

preocupé antes de subir al avión de no olvidar la maleta

y de guardarla en un lugar cercano al asiento ya dentro

del avión. A medida que el viaje se acercaba a Madrid, 

me repetía: “que no se te quede, que no se te quede”. 

POR MARCELO COMPARINI, PERIODISTA 

@MARCELOCOMPARINI 

Hace algunos años viajé a España a grabar City Tour On Tour. El equipo de grabación lo componíamos solo tres personas; Federico Sánchez, el camarógrafo Pablo Ampuero y yo. Cómo teníamos que llevar muchos equipos, nos distribuimos en el aeropuerto en Santiago algunas maletas y bolsos extras a las maletas que llevábamos cada uno. 


A mí me tocó llevar una maleta de mano que llevaba una cámara de foto (que además podía servir de cámara de video de ser necesario), una GoPro, micrófonosy otros elementos de reserva. Es necesario agregar en este punto que soy un poco distraído y olvidadizo con las cosas, siempre se me quedan las cosas, es inevitable. Por lo que me preocupé en forma especial antes de subir al avión de no olvidar la maleta en la sala de embarque y de guardarla en un lugar cercano al asiento ya dentro del avión. A medida que el viaje se acercaba a Madrid, me repetía: “que no se te quede, que no se te quede”. El avión aterrizó sin problemas y en el desembarque me concentré en la maleta y la bajé satisfecho.

En esa época todavía ocupaba dos pares de anteojos; uno para ver de cerca yotro para ver de lejos (hoy, felizmente, uso multifocales). Como en la parte finaldel viaje iba leyendo, me bajé del avión con los anteojos para ver de cerca, pueslos otros quedaron muy dentro de mi mochila y, la verdad, me dio lata sacarlos. Pasamos policía y fuimos a buscar las maletas. Conseguimos carritos portamaletas y esperamos que aparecieran por la correa transportadora nuestras maletas (que eran dos por cada uno, una con la ropa para un mes y la otra con una bicicleta plegable). 


Cuando tuvimos los tres carros, cada uno con dos maletas, con las dos manos firmes en el mango del carro, pues eran muy pesados, salimos de la zona de retiro de maletas hacia el lugar donde íbamos a arrendar el auto. No nos quedábamos en Madrid esa noche, pues esa noche íbamos a alojar en Toledo. No hubo problemas, metimos todo al auto, viajamos y llegamos, dos horas después a nuestro hotel en Toledo. Fue al momento de bajar las maletas cuando me di cuenta. ¡Faltaba mi maleta de mano!. 


En ese momento una imagen se formó en mi mente simultáneamente con una sensación de frio corporal: la maleta de mano la había dejado a un lado mientras subía las otras al carro y, sin capacidad de ver bien porque mis anteojos solo me servían para ver de cerca, no la había tomado nuevamente y la había dejadoatrás. Federico y Pablo me miraban con una cara perfecta de “lo-hiciste-otra-vez” impactante. La verdad es que, en ese momento, mi explicación de los anteojos equivocados no sirvió de mucho para ellos, pero yo lo sigo sosteniendo hasta ahora: esa fue la razón del olvido.

COMPARTIR

La tendencia del momento: ¡Ser uno mismo!


La democratización 

del Denim

La tendencia del momento: ¡ser uno mismo!

La democratización 

del Denim

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Los anteojos de sol que marcaron a Hollywood

Los accesorios de sol han dejado de ser un complemento y han compartido el protagonismo con los actores que los han usado en la industria de Hollywood. 

Anteojos de sol en niños: chochera o utilidad

Los niños se ven deliciosos con su par de lentes de sol. Seguramente muchas mamás los comprarán como la “chochera del verano” pero ¿es realmente útil su uso?

5 tendencias para mirar 

el sol

Recopilamos varios consejos de expertos fashion y de las mejores revistas de moda para adelantar cuáles serán los lentes de sol que la romperán esta temporada.

Grabar otro video

Borrar video