Agenda tu hora de Contactología para adaptación de lentes de contacto

Agenda tu hora de Contactología

¿Sabías que los lentes de contacto te brindan un campo visual más amplio que los anteojos oftálmicos? Así es, al moverte con tus ojos te dan una visión nítida e integra todo el tiempo. Sin embargo, para conseguir estos y muchos más beneficios es necesario que sea un contactólogo quien te ayude a definir cuáles debes usar de acuerdo con las particularidades de tus ojos y te acompañe en el proceso de adaptación de lentes de contacto.

En Rotter y Krauss te ofrecemos una atención completa, solo debes elegir cuándo y dónde quieres tu revisión de contactología, llevar tu receta óptica y empezar a incorporar tus lentes a tu rutina diaria:

Es necesario que sea un contactólogo quien te ayude a definir cuáles lentes de contacto debes usar de acuerdo a  las particularidades de tus ojos y te acompañe en el proceso de adaptación para lograr un campo visual más amplio que los anteojos oftálmicos.

En Rotter y Krauss te ofrecemos una atención completa.

Reserva tu hora en tres simples pasos

  • 1 Región y tienda
  • 2 Fecha y hora
  • 3 Datos de contacto
Elige el lugar donde quieres asistir a tu cita

Si visitas por primera vez un contactólogo

Recuerda:

  1. Llevar tu receta óptica y contarle todos los precedentes sobre tu salud ocular.
  2. Preguntar todo lo que te inquiete sobre tu salud visual, uso y adaptación de los lentes de contacto.
  3. Participar en la decisión sobre el tipo de lente de contacto perfecto para ti, así el profesional de la salud se asegurará de que sea el ideal para tus ojos y tú el ideal para tu estilo de vida.
  4. Seguir las instrucciones sobre cómo poner y retirar tus lentes.
  5. Limpiar los lentes de contacto de forma correcta, si te decides por lentes reutilizables.
  6. Asistir a las revisiones que te indique el contactólogo para validar que todo vaya bien o solicitar una consulta antes si empiezas a sentirte incómodo.
  7. Entender que todo es un proceso y puede tomarte un poco de tiempo acostumbrarte al uso y a la manipulación de los lentes.
  8. ¡Disfrutar de tu nuevo look!